.

.

27 Marzo, 2020
👉🏽 Cortisol: también llamada “la hormona del estrés”, tiene muy mala fama! 🥴 Esto porque en los últimos años se ha descubierto que en grandes cantidades puede generar a largo plazo, concentraciones tóxicas capaces de dañar estructuras y sistemas cruciales del cerebro infantil en desarrollo.
⠀ 🧐 Estudios científicos demuestran que el estrés prematuro ocasiona alternaciones negativas permanentes en el cerebro infantil. Los niños que han soportado prolongados periodos de llanto no consolado pueden desarrollar en el futuro un sistema de respuesta al estrés excesivamente sensible que les afectará a lo largo de su vida.
⠀ ❌ Eso significa que si el niño queda programado para el estrés en la infancia, será vulnerable a la depresión, la ansiedad y al abuso de alcohol cuando sea adulto.
⠀ ❗️Uff! NO necesitamos más adultos así en el mundo 😫... Pero... tranquilidad! TÚ tienes el antídoto, si ese niño es ATENDIDO, si le entregas cariño y contención, aunque siga llorando empezará a secretar Oxitocina, “la hormona del amor”! Sólo con mirarte, su cerebro se llena de esta hormona que disminuye la actividad del sistema nervioso simpático lo que aumenta los niveles de opiáceos (nuestra morfina natural).
⠀ 🦹🏼Parece una batalla Marvel...
La Oxitocina le hace la pelea al Cortisol, y el amor siempre gana!!! O eso quiero creer yo.
⠀ 🧬Pero en defensa del malo de la película, debo decir que el Cortisol no es tan terrible como todos creen, de hecho, es esencial para tener una buena calidad de vida. Un nivel equilibrado de cortisol en nuestro cuerpo nos ayuda durante el día a mantenernos despiertos y activos, y se reduce durante la noche para facilitar el descanso. (Está determinado por el ritmo circadiano igual que la melatonina, osea sabe cuando es día y noche).
⠀ ☝🏽Yo simplemente llamo a la calma, a no tener miedo al llanto de los niños. Dejar que se expresen, que tengan rabia, pena, que aleguen si quieren alegar! La clave es que no lo hagan solos para que no se sientan abandonados.
Osea, si no le quieres dar el tercer helado y llora, puedes seguir firme acompañando: explicando, con cariño y sin temor a estar dañándolo de por vida. Poner límites es sano también. ♥️